Horario

Hoy
9:30 - 20:30
Mañana
9:30 - 20:30
Viernes
9:30 - 20:30
Sábado
Cerrado
Domingo
Cerrado
Lunes
9:30 - 20:30
Martes
9:30 - 20:30

Dirección

Av. Lancia 2

7 hábitos para una correcta salud dental

El cuidado de tus dientes y encías es vital para tener un estado de salud óptimo. Ten en cuenta que es el inicio del aparato digestivo y su falta de atención afecta directamente no sólo a tu sonrisa, sino al resto del organismo.
08 junio, 2021
Habitos correcta salud mental

El cuidado de tus dientes y encías es vital para tener un estado de salud óptimo. Ten en cuenta que es el inicio del aparato digestivo y su falta de atención afecta directamente no sólo a tu sonrisa, sino al resto del organismo.

Podremos prevenir muchas enfermedades, dedicándole unos minutos al día. Pero para ayudarte al cepillado e higiene bucal de una manera óptima, ahí van unos consejos:

1. El cepillado:

El cepillado dental es la única práctica con poder de arrastre mecánico de placa bacteriana, y por tanto es “el imprescindible”. Ningún colutorio puede competir con esto, con lo que es un paso obligado para tu correcta salud oral.

Con este hábito podremos prevenir la aparición de caries, halitosis, gingivitis, periodontitis…

Lo que solemos aconsejar es tener una adecuada técnica que no solo se centre en el diente, sino también abarque la encía (independientemente de si eliges cepillo manual o eléctrico). Que sus cerdas sean suaves o de dureza media, para no dañar las encías, y que el tiempo no sea inferior a los dos minutos.

En nuestra clínica te enseñaremos cuál es la técnica más eficaz para el cepillado de tus dientes y encías.

2. Otros elementos de higiene:

El cepillado debe llegar a todas las caras de los dientes, pero allí donde no podemos acceder, como en los espacios interdentales (zonas entre los dientes), recomendamos usar cepillos interproximales o hilo dental.

Asimismo, el irrigador bucal es una excelente herramienta, particularmente en personas con brackets y con prótesis fija, donde se dificulta pasar el hilo o la seda dental.

Se trata de un chorro de agua a presión que ayuda a eliminar algún resto de alimento que haya quedado.

Hay numerosas opciones de enjuagues bucales en el mercado, que pueden complementar el cepillado. Al no tener poder mecánico de arrastre de la placa bacteriana no es imprescindible usarlo, y no recomendamos hacerlo a diario, pues puede debilitar la flora bacteriana de la boca (necesaria para tu salud oral).

Pero se puedes usarlo ocasionalmente o, si hay un problema específico, tu dentista te recomendará cuál, cómo hacerlo y durante cuánto tiempo.

3. La lengua:

Para lograr una óptima higiene oral, la lengua debe estar también libre de bacterias, y es que es una de las zonas que más patógenos acumula, siendo en muchos casos, responsable del mal aliento.

Para incluirla en nuestro “protocolo” de higiene dental diaria, podemos hacernos con un raspador lingual para mantenerla limpia.

4. Higiene dental en el dentista:

Es importante que, aunque tengas una buena salud dental, acudas cada 8 o 10 meses a revisar tu boca y a solicitar una higiene dental profesional con tu higienista.

Esta periodicidad puede variar dependiendo del estado de tu boca, siendo más frecuentes en caso de pacientes periodontales, que presentan gingivitis más rebeldes, etc…

Durante la higiene en clínica, se elimina sarro que ha quedado acumulado en zonas de difícil acceso, así como manchas adheridas al esmalte y restos de placa, etc…

5. Alimentación:

Reducir el consumo de azúcar ayuda a prevenir la aparición de caries dentales. Así que una buena recomendación sería evitar comer con frecuencia este tipo de alimentos con azúcar (golosinas, bollería, refrescos…).

Algunos alimentos tienen poder de coloración de las superficies dentales, afectando a la estética. El té, el vino tinto, los frutos rojos y el café están entre los alimentos que más tiñen los dientes, motivo por el cual se recomienda moderar su consumo a los pacientes que se están realizando un blanqueamiento dental.

6. Alineación de los dientes:

Tener los dientes torcidos, además de un problema estético, puede dificultar la correcta higiene dental, puesto que hay zonas que quedan fuera del acceso al cepillado. En esas zonas se acumulan restos de sarro y de comida con mayor frecuencia aumentando el riesgo de caries y problemas gingivales y periodontales.

Por ello te recomendamos que el especialista en ortodoncia evalúe tu caso para ayudarte a solucionar este tipo de problemas.

7. Revisiones:

La prevención es siempre la mejor medida que podemos tomar.

Acudiendo al menos, una vez al año a tus revisiones podremos ayudarte a prevenir problemas de salud bucal, y a facilitar un diagnóstico precoz en caso de patología.

Espero haberte ayudado a disipar dudas. No obstante, para cualquier consulta ponte en contacto con nuestra clínica. Estaremos encantados de hablar contigo!